• El ascenso de Hiperión

El ascenso de Hiperión busca cuestionar las relaciones con los dispositivos tecnológicos y nuestro cuerpo. Dar cuenta de la omnipresencia, del modo en que esta tecnología se ha convertido en el paisaje dominante. Reflejar la gestualidad que genera, e intentar captar el instante de su temporalidad acelerada y relacionarla con la temporalidad del trabajo pictórico, para hacerla presente. Trazar una visualidad que permita aparecer la consciencia de esa presencia de dispositivos tecnológicos. Y problematizar la diferencia entre la complejidad de los movimientos de cuerpo y cerebro, respecto a la simplificación de funcionamiento que requieren esos dispositivos. 

El poeta John Keats en su poema La caída de Hiperión se lamenta de la pérdida de los sueños del poeta al no ser transcritos al papel. Nuestros sueños pueden no perderse de la misma manera, ya que sí son transcritos a un medio. Aún así la pregunta por la materialidad y durabilidad de esa tecnología, amplía la sospecha y abre un margen cotidiano de pérdida. Y en la medida en que a ellos, confiamos nuestros sueños, nuestra memoria y creación, la transmisión de lo mejor de nosotros mismos está en juego, y en ocasiones en riesgo de desaparecer.

“Tienen los locos sueños donde traman

elíseos de una secta. Y el salvaje

vislumbra desde el sueño más profundo

lo celestial. Es lástima que no hayan

transcrito en una hoja o en vitela

las sombras de esa lengua melodiosa

y sin laurel transcurran, sueñen, mueran.”

 

La caída de Hyperión. John Keats. 1819